Hoy en día son cada vez más las necesidades de brindar seguridad al manejo de la Data generada por los intercambios diarios de información, por lo que cada vez, son más importantes los presupuestos destinados para el manejo, para el resguardo, para la seguridad y la accesibilidad a la información.

Éstos esfuerzos a nivel nube, a nivel confinamiento, a nivel diseño, en nuestro software y nuestro hardware; se ven limitados, por que dejamos por debajo de este modelado la interacción de mano en mano, el contrato con error, la caja mal cerrada, la copia del expediente, el check o control improvisado que se quedó en la mesa, es decir, toda esa información que se le da un manejo de desecho. Son muchos los riesgos que se corren en estos procesos inconclusos.

Y es por eso que hoy la mayoría de los procesos que engloban la seguridad, la resguarda y el confinamiento de información, contemplan procesos que tienen que ver con los procesos mano a mano y con los procesos terminales en el manejo de la información.

Para el manejo de los procesos mano a mano, se han implementado políticas que tienen que ver con el manejo de trituradoras de papel, colocándose en los centros de copiado o como parte de los pisos de trabajo. Esto ha ayudado mucho a controlar esta fuga; pero ha sido el manejo de consolas o de contenedores cerrados lo que ha venido a eficientar dicho proceso, ya que con estos dispositivos el gasto de energía y de mantenimiento se reduce y la disponibilidad del servicio se incrementa al no depender de energía, ni de procesos alternos como el afilado de cuchillas. Las consolas cumplen su cometido ya que al depositar ahí cualquier tipo de documento ya no puede ser nuevamente extraído y no ponen en ningún momento en riesgo la información.

A este proceso se le anexa un proceso terminal de confinamiento de este material, ¿qué quiere decir esto?; que todos nuestros procesos y modelados de gestión y manejo de información deben de contar con un proceso que asegure que esta materialidad de la data termine de manera responsable, que sea destruida, que no presente riesgos en un posible reproceso de recuperación.

Cómo logramos esto, a través de la destrucción segura en molinos o trituradoras diseñadas exclusivamente para ese fin, que nos garanticen una partícula que sea irrecuperable y si a esto le aunamos un servicio que nos garantice un manejo responsable del desecho y nos dé garantías certificadas y avaladas, estamos en condiciones de poder decir que contamos con un proceso Total de seguridad informática.

Cada día son más las certificaciones y las mejores prácticas que redondean los procesos de aseguramiento informático, con la recomendación e implementación de este tipo de procesos de cierre.